HILOS TENSORES

 

 

Existe un método nuevo y revolucionador que nos ayuda a recuperar la juventud de nuestro rostro, un tratamiento de medicina estética con el que evitar pasar por el quirófano. Hablamos de hilos tensores son como su nombre indica, unos hilos especiales y muy finos que se usan en intervenciones de medicina estética para rejuvenecer rostro y cuello. Los hilos tensores son hilos reabsorbibles de Polidioxanona (PDO), indicados para el tratamiento de la flacidez de la piel.

 

¿Qué problemas soluciona?

 

Con los hilos tensores trataremos típicos problemas de la edad como: Levantar la parte final de las cejas.Con los hilos tensores podemos elevar y eliminar las arrugas de la frente.Los hilos tensores eliminan las arrugas de la cara.Los hilos rusos evitan la flacidez y la caída de la piel del rostro y el cuello.Los hilos tensores pueden redefinir el óvalo de la cara y el contorno de la mandíbula.Con los hilos tensores podemos dar simetría a nuestra cara si por algún motivo un lado está más descolgado que otro, nuestras cejas no son iguales, etc.

 

¿En qué consiste el tratamiento?

 

La colocación de los hilos de Polidioxanona es realmente sencilla e indolora. Comienza por eliminar cualquier impureza de la piel de la zona a tratar, una vez limpia, se aplica un antiséptico y se delimita la zona a tratar realizando un dibujo de entramado de líneas que servirá de guía para la colocación subdérmica de los hilos. La incisión es invisible ya que se usan cánulas de diámetros mínimos. Una vez introducidos los hilos, se procede a retirar la cánula y el hilo queda tensado sin necesidad de anclajes de ningún tipo. Los hilos están provistos de pequeñas espículas que les permite anclarse en el tejido. Se implantan sin anclajes ni suturas, de forma muy sencilla y rápida.

 

¿Cuál es el resultado y la duración?

 

Los resultados que ofrece son naturales, sin cambios artificiales en el rostro, y en armonía con la fisonomía del paciente. Las mejoras de los hilos suspensorios se observan desde su aplicación, mejorando cada semana y aumentando hasta los 3 primeros meses. El resultado se mantiene durante unos 18 meses, dependiendo del tipo de piel y características individuales del paciente.